El zapato a utilizar queda a discreción del estudiante siempre y cuando no incumpla con el reglamento, el cual estable que la utilización de sandalias de playa no están autorizados dentro de la Universidad ni en las diferentes Unidades Académicas.